Música

sábado, 7 de marzo de 2015

Hermano de leche.

He tenido la suerte de cruzarme con un personaje a lo largo de mi vida, que con tal solo en unos minutos supe que íbamos a ser unos grandes hermanos. Bastaron horas para romperle el libro de matemáticas, bastó un día para reírnos lo que se podía reír una semana. Nosotros eramos como un crepúsculo, no importaba quien era quien, de lo arriba que estábamos, que nos sentíamos, más juntos se nos veía cuando bajábamos porque juntos formábamos lo que forma un crepúsculo, profundidad y fortaleza. Lo que no teníamos de cuerdos lo teníamos de locos, siempre tenían que separarnos para no causar ningún problema, siempre en todos las ''pichangas'' teníamos que ser del equipo contrario porque juntos les ganábamos a todos. El es una persona que me conoce en mi silencio, en lo bueno y lo malo, es alguien por quien yo daría mi vida y sé que él también daría la suya por mí aunque cuando nos preguntan eso nos matamos de risa diciendo que no. He vivido demasiadas locuras a su lado, risas incontables, peleaderas indeterminables y por sobre todo, un cariño incondicional. Este personaje ha marcado mi vida de una forma increíble, con él aprendí lo que era un abrazo de verdad, de esos que significan ''estoy aquí, contigo''. Siento que habrán personas que al leer esto piensen que soy homosexual, ''que tiro para el otro lado'', pero, ¿saben qué? los que piensan eso no saben lo que es encontrar a un hermano, a alguien con quien puedes convivir cinco o seis días enteros, alguien que te escuche hasta las seis de la mañana de tal forma que te llegue a comprender, es la única persona que me puede sacar una sonrisa cuando estoy enojado. Aparentábamos ser estúpidos la mayoría del tiempo cuando estamos en compañía, pero teníamos la ventaja de fingir serlo, mientras que al revés era imposible. Y ahora, es increíble como hace seis años nació esta hermandad que tenemos, este lazo irrompible y sé que será para siempre, uno de los pocos ''para siempre'' que habrá en mi vida. Te quiero hermano, mucho es poquito, gracias por todo lo que has hecho por mí, gracias por las incontables sonrisas, gracias por hacer que me conozca cada vez que me preguntaba quién era, siempre te estaré agradecido. Hice todo esto porque nunca lo había hecho y sentía que me faltaba hacerlo, y qué mejor en lo que soy bueno, escribiendo. Hermanos de leche.

No hay comentarios:

Publicar un comentario