Música

viernes, 27 de febrero de 2015

Mi peor enemigo.

Quisiera algunas veces que me saquen de mis pensamientos, que mi razón y mis sentimientos se sujeten como uno solo. Quisiera que mi ''yo'' interior me deje en paz, que deje de atormentarme. Soy yo mismo mi peor enemigo, que quiere comprender la vida en vez de vivirla. Siento que cada vez que doy un paso resbalo dos, que siempre me mantengo en un circulo vicioso en mi mente. Que cada vez que paso por aquel lugar donde solía entrar en un mundo de cuatro paredes siento como un punzón en mi pecho. Siento como yo mismo pido a gritos a mi mismo, porque me extraño.

Todo es confuso, nunca he sentido rencor hacia nadie, pero ahora siento rencor hacia mí y no lo malinterpreten, no estoy deprimido, ni me odio todo el tiempo, es solo que aveces no concuerdo con mis pensamientos, que no siempre cavilan lo que quiero, como si ellos estuvieran vivos dentro de mí y salen de mi mente. Y es entonces cuando me molesto sin saber por qué, o mejor dicho sabiendo el por qué pero sin controlar mi molestia. Sé que para algunos se les hará difícil comprenderme pero al menos espero no ser el único.

viernes, 20 de febrero de 2015

Vivimos del supongo

Suponemos que siempre todas las cosas pasan por algo, suponemos que nuestra vida esta marcada, suponemos que estamos bien porque así suponemos que es estarlo, suponemos que todo va a estar bien mas no hacemos algo para mejorar nuestras vidas. Suponemos muchas cosas y a la vez nada hacemos, pasamos de la impotencia a la indiferencia, aquellas preguntas sin seguridad les respondemos con el ''supongo''. Recuerdos destrozados hechos añicos, palabras que pasan por nuestra cabeza, palabras vacías ahora. Suponemos que es así. Suponemos que hacemos lo correcto, porque sino estaríamos haciendo otra cosa. Suponemos que hacemos lo que nos gusta y no por la presión que ronda nuestra cabeza y carcome nuestros pensamientos. En fin, vivimos del supongo y yo soy el primero en suponer todo, porque saber lo que realmente es saber, cada vez sé menos o eso supongo.

viernes, 13 de febrero de 2015

Alguien de hace muchos años.

Hay días en los que simplemente quieres pensar todo el día, ¿pero en qué pensar?. Deberían saber  que este sujeto no siente que pertenece aquí, a este lugar, a esta maldita sociedad en la que todo es superficial. Es que solo encuentra personas falsas, personas que viven arrepintiéndose de lo que hacen, personas ciegas por su bendito egoísmo. Algunas veces siento que vengo del pasado, ese en el cual no tenías que ser un pendejo para conseguir algo o a alguien, ese pasado en el cual la palabra ''amor'' tenía valor, tenía esencia, mucho más sentido que ahora. Es increíble que te des cuenta de muchas cosas ahora, pero que va, necesitas vivir todas esas experiencias para darte cuenta quién eres al final y quiénes son todos lo que te rodean. Aun así, tengo muchas preguntas sin respuestas, algunas que me sobran, algunas como: ¿De qué sirve la forma en la que veo la vida si no hay nadie que lo vea como yo? ¿Es que acaso tengo que volverme un pendejo como la mayoría?. Quizá no solo por eso no siento que pertenezco aquí. Detesto que prejuzguen a las personas por la forma en la que se desenvuelven, por verte como extrovertido te etiquetan de ''jugador'', como lo dicen en mi país. Es que ahora camino entre mucha gente y solo huelo maldad, a conveniencia, a egocentrismo, a egoísmo. ¿Dónde carajo están las personas que viven para las demás y son más felices que aquellas que no lo hacen?. Sé que es de lo mejor sentirte feliz por tus logros o lo que haces, pero créanme que no hay felicidad más grande cuando compartes tu felicidad con los demás, cuando haces sonreír a alguien y te lo agradece, esa felicidad no se compara. Quizá muchos me vean como un renegado a esta sociedad, pero siempre lucharé al menos para que en mi compañía se queden aquellos que se lo merecen, aquellos que no tienen todo lo que quieren, pero quieren todo lo que tienen. Lo único que me alegra de todo esto es que sé que voy por buen camino. Valoren. 

viernes, 6 de febrero de 2015

¿Cierto?



Y justo cuando tratas de dormir una tormenta de pensamientos nublan tu mente, se poseen de ella y te hacen pensar, pensar en todo lo que pasa y cómo es que llegas a estar ahí, echado; y todo se torna confuso, incierto. Tus preguntas no tienen respuestas claras, tus pensamientos surgen indeterminados, sientes que la noche te pesa, como si fuera una lucha en la lluvia de tus pensamientos y solo te puedes librar cuando pegas los ojos. Entonces emerge una vez una ascua, sientes que una parte de ti arde, que poco a poco se adhiere a todo de ti, todo en un intenso deseo, que aun así las respuestas no sean concretas ni claras, siempre habrá una sumarísima, siempre tendrás ese pensamiento favorito, y siempre habrá una; una decisión que tomarás por mucho que te equivoques, tus razones son efímeras cuando llegas a tus conclusiones, tu mente se desborda cuando quieres pensar en algo que sientes más que razonas..


Y todo se trata de una persona.