Música

martes, 11 de noviembre de 2014

La montaña rusa.

¿Alguna vez no te ha pasado que necesitas desahogarte? eso me pasa ahora mismo. Siento correr el tiempo muy lento, pero como si yo no quisiera que pase, y aún no sé la razón. Quiero creer muchas cosas como a la vez nada, solo quiero un tiempo en el cual no pueda pensar, en el cual mis pensamientos no se apoderen de mi y me carcoman vivo. No sé en qué punto de mi vida estoy, quiero que un camión me atropelle y también que yo esté en ese camión y atropellar a alguien.. mis pensamientos son incoherentes si tú no estás.. me haces más falta que yo mismo. Te veo y nos vemos pero también te veo y no lo hago. Te digo con firmeza, no sé a dónde quiero llegar ahora pero si te puedo decir que no quiero que te vayas, que no te ruego que te quedes, que no te necesito para seguir muriendo, pero es mejor poder vivir cuando estoy contigo, quiero que nuestros latidos se fusionen a uno solo mientras caminamos y nos agarramos la mano. Déjame ver en lo más profundo de ti, déjame sacarte toda inseguridad, déjame atormentarte cada día con mis estupideces, déjame caer sobre tus brazos que eran mi lugar favorito y los he perdido. Déjame con un shock de emociones como lo hacías antes, dejemos vivir del supongo y empecemos a vivir de los momentos. Déjame que te bese como si tuvieras ganas de que te ame, déjame, pero déjame mirarte, mirarte es a todo lo que se reduce ahora mis antojos, son muchos, no me entiendas, ahora no. Solo dame una señal, pequeña pero que signifique todo, hablemos, pensemos, abrázame hasta que no te queden fuerzas o yo grite de dolor, dolor que es grato en ese momento, déjame vivir que ahora estoy muerto. No te encuentro en mis sueños siempre, pero siempre eres lo último que pienso antes de dormirme. Entiende que quiero que vuelvas a la realidad, esta de más decir que eres mi mal necesario, y que necesito de tu mal para convertirlo en bien contigo. Pero ahora tu decides, porque te vi tan ocupada con tu sonrisa igual que yo con mi tristeza, te vi tan feliz con tus ojos como yo sin poder mirar otros tan bonitos. La montaña rusa aún no termina, subimos con miedo pero nos gusta que pasa en el camino, aveces me asusto y quiero bajar pero te siento y me quiero quedar ahí. Llevo mucho tiempo en una montaña rusa de la que en vez de bajar, quiero seguir subiendo. Deberías subir tú también.

No hay comentarios:

Publicar un comentario